Amigos en la Fe

Lugar de encuentro FRAYNELSON.COM

Jesús en el Huerto suda sangre
Los Evangelios nos dicen que Jesús comenzó a sudar sangre cuando estaba orando en el monte de los Olivos, específicamente en el jardín del Getsemaní. Esto no es un lenguaje poético sino una condición médica llamada "hematidrosis". No es muy común pero puede darse cuando hay un alto grado de sufrimiento psicológico.

Lo que sucede es que la ansiedad severa provoca la secreción de químicos que rompen los vasos capilares en las glándulas sudoríficas. Como resultado, hay una pequeña cantidad de sangrado en las glándulas y el sudor emana mezclado con sangre. No es mucha sangre sino una cantidad muy pequeña. Esto provocó que la piel quedara extremadamente frágil de modo que cuando Jesús fue flagelado por el soldado romano al día siguiente, su piel ya estaba muy sensible.
Ya Jesús estaba debilitado por lo sucedido en el Huerto y la noche entera sometido a falso juicio y golpizas y cárcel.

La flagelación
Las flagelaciones romanas eran conocidas por ser terriblemente brutales. Generalmente consistían de treinta y nueve latigazos. El soldado usaba un látigo con tiras de cuero trenzado con bolas de metal entretejidas. cuando el látigo golpeaba la carne, esas bolas provocaban moretones o contusiones, las cuales se abrían con los demás golpes. Y el látigo también tenía pedazos de hueso afilados, los cuales cortaban la carne severamente.

La espalda quedaba tan desgarrada que la espina dorsal a veces quedaba expuesta debido a los cortes tan profundos. Los latigazos iban desde los hombros pasando por la espalda, las nalgas, y las piernas. Mientras continuaba la flagelación, las laceraciones rasgaban hasta los músculos y producían jirones temblorosos de carne sangrante. Las venas de la víctima quedaban al descubierto y los mismos músculos, tendones y las entrañas quedaban abiertos y expuestos.

La víctima podía experimentar un dolor tan grande que le llevase a una conmoción hipovulémica. Hipo significa "bajo, "vol" se refiere a volumen y "émica" significa "sangre", por lo tanto, conmoción
hipovolémica quiere decir que la persona sufre efectos de la pérdida de una gran cantidad de sangre. Esto causa 4 efectos:
1. El corazón se acelera para tratar de bombear sangre que no existe.
2. Baja la presión sanguínea, lo que provoca un desmayo o colapso.
3. Los riñones dejan de producir orina para mantener el volumen restante.
4. La persona comienza a sentirse sedienta porque el cuerpo ansía fluidos para reponer el volumen de sangre perdido.

Camino al Calvario
Jesús se encontraba en condición hipovólemica mientras ascendía por el camino hacia el lugar de la ejecución en el Calvario llevando el madero horizontal de la cruz.

Finalmente Jesús se desplomó y un soldado romano le ordenó a Simón que llevara la cruz por él. Luego Jesús dice "Tengo sed" y en ese momento se le ofrece un trago de vinagre.



En el momento de la crucifixión
La muerte de Jesús fue todavía peor que la crucifixión común. No a todos los criminales condenados los clavaban a la cruz. Muchos eran amarrados.
A Jesús lo acostaron y clavaron sus manos en posición abierta en el madero horizontal. Esta viga se llamaba patibulum y en ese momento estaba separado el madero vertical, que estaba clavado al suelo de forma permanente.

Los clavos que los romanos usaban eran de trece a dieciocho centímetros de largo, afilados hasta terminar en una punta aguda. Se clavaban por las muñecas. El clavo atravesaba el nervio mediano. Ese es el nervio mayor que sale de la mano y quedaba triturado por el clavo que lo martillaba. Este dolor es similar al que uno siente cuando se golpea accidentalmente el codo y se da en ese huesito (en el nervio llamado cúbito), pero ahora imagine tomar un par de pinzas y presionar hasta triturar ese nervio, ese dolor es similar al que Jesús experimentó. Al romper ese tendón Jesús y por tener sus muñecas clavadas, Jesús fue obligando a forzar todos los músculos de su espalda para poder respirar.
Dolor Excruciante
El dolor era tan insoportable que literalmente no existían palabras para describirlo. Se tuvo que inventar una nueva palabra llamada "excruciante" (que significa "de la cruz") para describir semejante dolor.
Jesús colgado en la cruz
Cuando Jesús fue alzado para unir el madero con el poste vertical se procedió a clavarle los pies. Nuevamente los nervios de los pies fueron triturados y eso debe haber causado un dolor similar al de las muñecas.
Al momento de estar en posición vertical sus brazos se estiraron intensamente, probablemente 15 centímetros de largo y ambos hombros debieron haberse dislocado (solo tome en cuenta la gravedad, para sacar su conclusión), lo que confirmaba lo escrito en Salmos 22 "dislocados están todos mis huesos".

Una vez que la persona cuelga en posición vertical, la crucifixión es una muerte lenta y agonizante por asfixia. La razón es que la presión ejercida en los músculos pone el pecho en la posición de inhalación. Básicamente, para poder exhalar, el individuo debía apoyarse en sus pies (fijos con clavos al madero) para que la tensión de los músculos se alivie por un momento. Al hacerlo, el clavo desgarraría el pie hasta que quede finalmente incrustado en los huesos tarsianos.
Después de arreglárselas para exhalar, la persona podría relajarse y descender para inhalar otra bocanada de aire. Nuevamente tendría que empujarse hacia arriba para exhalar raspando su espalda ensangrentada contra la madera áspera de la cruz.

Este proceso continuaba hasta que la persona ya no pudiera empujarse hacia arriba para respirar. Entonces moría.
Jesús aguantó esa situación por poco más de 3 horas.

Muerte de Jesús
A medida que la persona reduce el ritmo respiratorio, entra en lo que se denomina acidosis respiratoria: el dióxido de carbono de la sangre se disuelve como ácido carbónico lo cual causa que aumente la acidez de la sangre. Finalmente eso lleva a un pulso irregular. De hecho al sentir que su corazón latía en forma errática, Jesús se hubiera dado cuenta de que estaba a punto de morir, y es entonces que pudo decir: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" y luego murió de un paro cardiaco.
Incluso antes de morir la conmoción hipovolémica debe haber causado un ritmo cardíaco acelerado sostenido que debe haber contribuido al paro cardíaco, lo cual dio por resultado la acumulación de fluido en la membrana que rodea al corazón llamada efusión pericárdica, al igual que alrededor de los pulmones, llamada efusión pleural.

Traspaso del Corazón
Para acelerar la muerte, los soldados quebraban las piernas de los crucificados, utilizando para ello una lanza romana para despedazar los huesos de la parte inferior de las piernas. Eso evitaba que la persona empujara hacia arriba con las piernas para poder respirar así que la muerte les seguía en cuestión de minutos.
En el Nuevo Testamento se nos dice que los huesos de Jesús no fueron quebrados como ocurrió con los otros crucificados. Esto fue así porque los soldados habían confirmado que Jesús había muerto; así se cumplió la profecía del Antiguo Testamento acerca del Mesías donde se dice que ninguno de sus huesos sería quebrado. Pero el soldado romano para confirmar la muerte de Jesús le clavó la lanza en su costado derecho. La lanza atravesó el pulmón derecho y penetró el corazón. Por lo tanto, cuando se sacó la lanza, salió fluido claro, como el agua, seguido de un gran volumen de sangre, tal como lo describe Juan, uno de los testigos oculares, en su Evangelio.

Además hay que mencionar la humillación que sufrió por el desprecio y las burlas, cargando su propia cruz por casi dos kilómetros,
mientras la multitud le escupía el rostro y le tiraba piedras (la cruz pesaba cerca de 30 kilos, tan solo en la parte horizontal, en la que le clavaron sus manos).

Romanos 5,7-11
"En verdad, apenas habrá quien muera por un justo; por un hombre de bien tal vez se atrevería uno a morir -; mas la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros. ¡Con cuánta más razón, pues, justificados ahora por su sangre, seremos por él salvos de la cólera! Si cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, estando ya reconciliados, seremos salvos por su vida! Y no solamente eso, sino que también nos gloriamos en Dios, por nuestro Señor Jesucristo, por quien hemos obtenido ahora la reconciliación." CAMINO AL HUERTO

MATEO, 26,36
Llegó Jesús con ellos a un lugar llamado Getsemaní y dijo a sus discípulos: «Siéntense aquí, mientras yo voy más allá a orar.»

MARCOS, 14,32
Llegaron a un lugar llamado Getsemaní, y Jesús dijo a sus discípulos: «Siéntense aquí mientras voy a orar.»

LUCAS, 22,39
Después Jesús salió y se fue, como era su costumbre, al monte de los Olivos, y lo siguieron también sus discípulos.

JUAN, 18,1
Cuando terminó de hablar, Jesús pasó con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón. Había allí un huerto, y Jesús entró en él con sus discípulos.


LA ORACIÓN EN EL HUERTO

MATEO: 26,37-45
[37].Tomó consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo y comenzó a sentir tristeza y angustia. [38].Y les dijo: «Siento una tristeza de muerte. Quédense aquí conmigo y permanezcan despiertos.» [39].Fue un poco más adelante y, postrándose hasta tocar la tierra con su cara, oró así: «Padre, si es posible, que esta copa se aleje de mí. Pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.» [40].Volvió donde sus discípulos, y los halló dormidos; y dijo a Pedro: «¿De modo que no pudieron permanecer despiertos ni una hora conmigo? [41].Estén despiertos y recen para que no caigan en la tentación. El espíritu es animoso, pero la carne es débil.» [42].De nuevo se apartó por segunda vez a orar: «Padre, si esta copa no puede ser apartada de mí sin que yo la beba, que se haga tu voluntad.» [43].Volvió otra vez donde los discípulos y los encontró dormidos, pues se les cerraban los ojos de sueño. [44].Los dejó, pues, y fue de nuevo a orar por tercera vez repitiendo las mismas palabras. [45].Entonces volvió donde los discípulos y les dijo: «¡Ahora pueden dormir y descansar! Ha llegado la hora y el Hijo del Hombre es entregado en manos de pecadores.

MARCOS, 14,33-41
[33].Y llevó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan. Comenzó a llenarse de temor y angustia, [34].y les dijo: «Siento en mi alma una tristeza de muerte. Quédense aquí y permanezcan despiertos.» [35].Jesús se adelantó un poco, y cayó en tierra suplicando que, si era posible, no tuviera que pasar por aquella hora. [36].Decía: «Abbá, o sea, Padre, si para ti todo es posible, aparta de mí esta copa. Pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.»

[37].Volvió y los encontró dormidos. Y dijo a Pedro: «Simón, ¿duermes? ¿De modo que no pudiste permanecer despierto una hora? [38].Estén despiertos y oren para no caer en la tentación; pues el espíritu es animoso, pero la carne, débil.» [39].Y se alejó de nuevo a orar, repitiendo las mismas palabras. [40].Al volver otra vez, los encontró de nuevo dormidos, pues no podían resistir el sueño y no sabían qué decirle. [41].Vino por tercera vez, y les dijo: «Ahora ya pueden dormir y descansar. Está hecho, llegó la hora. El Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de los pecadores.

LUCAS, 22,40-43
[40].Llegados al lugar, les dijo: «Oren para que no caigan en tentación.» [41].Después se alejó de ellos como a la distancia de un tiro de piedra, y doblando las rodillas oraba [42].con estas palabras: «Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.» [43].Entonces se le apareció un ángel del cielo para animarlo.

SUDOR DE SANGRE

LUCAS, 22,44
Entró en agonía y oraba con mayor insistencia. Su sudor se convirtió en gotas de sangre que caían hasta el suelo.

MATEO, 26,46
¡Levántense, vamos! El traidor ya está por llegar.»

MARCOS, 14,42
¡Levántense, vámonos!, ya viene el que me va a entregar.»

LUCAS, 22,45-46
Después de orar, se levantó y fue hacia donde estaban los discípulos. Pero los halló dormidos, abatidos por la tristeza. [46].Les dijo: «¿Ustedes duermen? Levántense y oren para que no caigan en tentación.»

LLEGA JUDAS

MATEO, 26,47
Estaba todavía hablando, cuando llegó Judas, uno de los Doce. Iba acompañado de una chusma armada con espadas y garrotes, enviada por los jefes de los sacerdotes y por las autoridades judías.

MARCOS: 14,43-46
[43].Jesús estaba aún hablando cuando se presentó Judas, uno de los Doce; lo acompañaba un buen grupo de gente con espadas y palos, enviados por los jefes de los sacerdotes, los maestros de la Ley y los jefes judíos. [44].El traidor les había dado esta señal: «Al que yo dé un beso, ése es; deténganlo y llévenlo bien custodiado.» [45].Apenas llegó Judas, se acercó a Jesús diciendo: «¡Maestro, Maestro!» y lo besó. [46].Ellos entonces lo tomaron y se lo llevaron arrestado.

JUAN: 18,2-3
[2].Judas, el que lo entregaba, conocía también ese lugar, pues Jesús se había reunido allí muchas veces con sus discípulos. [3].Judas hizo de guía a los soldados romanos y a los guardias enviados por los jefes de los sacerdotes y los fariseos, que llegaron allí con linternas, antorchas y armas.

EL BESO DEL TRAIDOR

MATEO: 26,48-50
[48].El traidor les había dado esta señal: «Al que yo dé un beso, ése es; arréstenlo.» [49].Se fue directamente donde Jesús y le dijo: «Buenas noches, Maestro.» Y le dio un beso. [50].Jesús le dijo: «Amigo, haz lo que vienes a hacer.» Entonces se acercaron a Jesús y lo arrestaron.

LUCAS: 22,48
Jesús le dijo: «Judas, ¿con un beso traicionas al Hijo del Hombre?»

MANIFESTACIÓN DE JESÚS Y CAIDA EN TIERRA

JUAN: 18,4-9
[4].Jesús, que sabía todo lo que le iba a suceder, se adelantó y les dijo: «¿A quién buscan?» [5].Contestaron: «A Jesús el Nazoreo.» Jesús dijo: «Yo soy.» Y Judas, que lo entregaba, estaba allí con ellos. [6].Cuando Jesús les dijo: «Yo soy», retrocedieron y cayeron al suelo. [7].Les preguntó de nuevo: «¿A quién buscan?» Dijeron: «A Jesús el Nazoreo.» [8].Jesús les respondió: «Ya les he dicho que soy yo. Si me buscan a mí, dejen que éstos se vayan.» [9].Así se cumplía lo que Jesús había dicho: «No he perdido a ninguno de los que tú me diste.»

PEDRO HIERE A MALCO

MATEO: 26,51-54
[51].Uno de los que estaban con Jesús sacó la espada e hirió al sirviente del sumo sacerdote, cortándole una oreja. [52].Entonces Jesús le dijo: «Vuelve la espada a su sitio, pues quien usa la espada, perecerá por la espada. [53].¿No sabes que podría invocar a mi Padre y él, al momento, me mandaría más de doce ejércitos de ángeles? [54].Pero así había de suceder, y tienen que cumplirse las Escrituras.»

MARCOS: 14,47
[47].En ese momento uno de los que estaban con Jesús sacó la espada e hirió al servidor del Sumo Sacerdote cortándole una oreja.

LUCAS: 22,49-51
[49].Los que estaban con Jesús vieron lo que iba a pasar y le preguntaron: «Maestro, ¿sacamos la espada?» [50].Y uno de ellos hirió al servidor del sumo sacerdote cortándole la oreja derecha. [51].Pero Jesús le dijo: «¡Basta ya!» Y tocando la oreja del hombre, lo sanó.

JUAN: 18,10-11
[10].Simón Pedro tenía una espada, la sacó e hirió a Malco, siervo del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. [11].Jesús dijo a Pedro: «Coloca la espada en su lugar. ¿Acaso no voy a beber la copa que el Padre me ha dado?»

LA DETENCIÓN DEL SEÑOR

MATEO: 26,55-56
[55].En ese momento, Jesús dijo a la gente: «A lo mejor buscan un ladrón y por eso salieron a detenerme con espadas y palos. Yo sin embargo me sentaba diariamente entre ustedes en el Templo para enseñar, y no me detuvieron. [56].Pero todo ha pasado para que así se cumpliera lo escrito en los Profetas.» Entonces todos los discípulos abandonaron a Jesús y huyeron.

MARCOS: 14,48-50
[48].Jesús dijo a la gente: «A lo mejor buscan un ladrón y por eso salieron a detenerme con espadas y palos. [49].¿Por qué no me detuvieron cuando día tras día estaba entre ustedes enseñando en el Templo? Pero tienen que cumplirse las Escrituras.» [50].Y todos los que estaban con Jesús lo abandonaron y huyeron.

LUCAS: 22,52-54
[52].Jesús se dirigió después a los que habían venido a tomarlo preso, a los jefes de los sacerdotes, de la policía del Templo y de los judíos y les dijo: «Tal vez buscan a un ladrón, y por eso han venido a detenerme con espadas y palos. [53].¿Por qué no me detuvieron cuando día tras día estaba entre ustedes en el Templo? Pero ahora reinan las tinieblas, y es la hora de ustedes.» [54].Entonces lo apresaron y lo llevaron a la casa del sumo sacerdote, donde entraron; Pedro los seguía a distancia.

JUAN: 18,12
Entonces los soldados, con el comandante y los guardias de los judíos, prendieron a Jesús, lo ataron

EL JOVEN HUYE DESNUDO

MARCOS: 14, 51-52
[51].Un joven seguía a Jesús envuelto sólo en una sábana, y lo tomaron; [52].pero él, soltando la sábana, huyó desnudo.

ANTE ANAS

JUAN 18,13-14
[13].y lo llevaron primero a casa de Anás. Este Anás era suegro de Caifás, sumo sacerdote aquel año. [14].Caifás era el que había dicho a los judíos: «Es mejor que muera un solo hombre por el pueblo.»

PEDRO Y JUAN EN EL ATRIO

JUAN 18,15-16
[15].Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. Como este otro discípulo era conocido del sumo sacerdote, pudo entrar con Jesús en el patio de la casa del sumo sacerdote, [16].mientras que Pedro se quedó fuera, junto a la puerta. Entonces salió el otro discípulo, el conocido del sumo sacerdote, y habló con la portera, que dejó entrar a Pedro.

MARCOS 14,54
Pedro lo había seguido de lejos hasta el patio interior del Sumo Sacerdote, y se sentó con los policías del Templo, calentándose al fuego.

INTERROGATORIOS

JUAN 18,19-23
[19].El sumo sacerdote interrogó a Jesús sobre sus discípulos y su enseñanza. Jesús le contestó: [20].«Yo he hablado abiertamente al mundo. He enseñado constantemente en los lugares donde los judíos se reúnen, tanto en las sinagogas como en el Templo, y no he enseñado nada en secreto. [21].¿Por qué me preguntas a mí? Interroga a los que escucharon lo que he dicho.» [22].Al oír esto, uno de los guardias que estaba allí le dio a Jesús una bofetada en la cara, diciendo: «¿Así contestas al sumo sacerdote?» [23].Jesús le dijo: «Si he respondido mal, demuestra dónde está el mal. Pero si he hablado correctamente, ¿por qué me golpeas?»

ANTE CAIFAS

MATEO 26,57-58
[57].Los que tomaron preso a Jesús lo llevaron a casa del sumo sacerdote Caifás, donde se habían reunido los maestros de la Ley y las autoridades judías. [58].Pedro lo iba siguiendo de lejos, hasta llegar al palacio del sumo sacerdote. Entró en el patio y se sentó con los policías del Templo, para ver en qué terminaba todo.

MARCOS 14,53; 60
[53].Llevaron a Jesús ante el Sumo Sacerdote, y todos se reunieron allí; estaban los jefes de los sacerdotes, las autoridades judías y los maestros de la Ley [60].Entonces el Sumo Sacerdote se levantó; pasó adelante y preguntó a Jesús: «¿No tienes nada que responder? ¿Qué es este asunto de que te acusan?»

JUAN 18,24
[24].Al fin, Anás lo envió atado al sumo sacerdote Caifás.

TESTIGOS FALSOS

MATEO 26,59-62
[59].Los jefes de los sacerdotes y el Consejo Supremo andaban buscando alguna declaración falsa contra Jesús, para poderlo condenar a muerte. [60].Pero pasaban los falsos testigos y no se encontraba nada. Al fin llegaron dos [61].que declararon: «Este hombre dijo: Yo soy capaz de destruir el Templo de Dios y de reconstruirlo en tres días.» [62].Entonces el sumo sacerdote se puso de pie y preguntó a Jesús: «¿No tienes nada que responder? ¿Qué es esto que declaran en contra tuya?»

MARCOS 14,55-59
[55].Los jefes de los sacerdotes y todo el Consejo Supremo buscaban algún testimonio que permitiera condenar a muerte a Jesús, pero no lo encontraban. [56].Varios se presentaron con falsas acusaciones contra él, pero no estaban de acuerdo en lo que decían. [57].Algunos lanzaron esta falsa acusación: [58].«Nosotros le hemos oído decir: Yo destruiré este Templo hecho por la mano del hombre, y en tres días construiré otro no hecho por hombres.» [59].Pero tampoco con estos testimonios estaban de acuerdo.

TE CONJURO QUE NOS DIGAS

MATEO 26,63-66
[63].Pero Jesús se quedó callado. Entonces el sumo sacerdote le dijo: «En el nombre del Dios vivo te ordeno que nos contestes: ¿Eres tú el Mesías, el Hijo de Dios?» [64].Jesús le respondió: «Así es, tal como tú lo has dicho. Y yo les digo más: a partir de ahora ustedes contemplarán al Hijo del Hombre sentado a la derecha del Dios Todopoderoso, y lo verán venir sobre las nubes del cielo.» [65].Entonces el sumo sacerdote se rasgó las ropas, diciendo: «¡Ha blasfemado! ¿Para qué necesitamos más testigos? Ustedes mismos acaban de oír estas palabras blasfemas.

MARCOS 14,61-62
[61].Pero él guardaba silencio y no contestaba. De nuevo el Sumo Sacerdote le preguntó: «¿Eres tú el Mesías, el Hijo de Dios Bendito?». [62].Jesús respondió: «Yo soy, y un día verán al Hijo del Hombre sentado a la derecha de Dios poderoso y viniendo en medio de las nubes del cielo.»

PRIMERA NEGACION DE PEDRO

MATEO 26,69-70
[69].Mientras Pedro estaba sentado fuera, en el patio, se le acercó una sirvienta de la casa y le dijo: «Tú también estabas con Jesús de Galilea.» [70].Pero él lo negó delante de todos, diciendo: «No sé de qué estás hablando.»

MARCOS 14,66-68
[66].Mientras Pedro estaba abajo, en el patio, pasó una de las sirvientas del Sumo Sacerdote. [67].Al verlo cerca del fuego, lo miró fijamente y le dijo: «Tú también andabas con Jesús de Nazaret.» [68].El lo negó: «No lo conozco, ni entiendo de qué hablas.» Y salió al portal.

LUCAS 22,55-57
[55].Prendieron un fuego en medio del patio y luego se sentaron alrededor; Pedro también se acercó y se sentó entre ellos. [56].Como estaba ahí sentado en la claridad del fuego, una muchachita de la casa lo vio y, después de mirarlo, dijo: «Este también estaba con él» [57].Pero él lo negó diciendo: «Mujer, yo no lo conozco.»

JUAN 18,17-18
[17].La muchacha que atendía la puerta dijo a Pedro: «¿No eres tú también de los discípulos de ese hombre.» Pedro le respondió: «No lo soy». [18].Los sirvientes y los guardias tenían unas brasas encendidas y se calentaban, pues hacía frío. También Pedro estaba con ellos y se calentaba.

SEGUNDA NEGACION DE PEDRO

MATEO 26,71-72
[71].Y como Pedro se dirigiera hacia la salida, lo vio otra sirvienta, que dijo a los presentes: «Este hombre andaba con Jesús de Nazaret.» [72].Pedro lo negó por segunda vez, jurando: «Yo no conozco a ese hombre.»

MARCOS 14,69-70
[69].Pero lo vio la sirvienta y otra vez dijo a los presentes: «Este es uno de ellos.» [70].Y Pedro lo volvió a negar. Después de un rato, los que estaban allí dijeron de nuevo a Pedro: «Es evidente que eres uno de ellos, pues eres galileo.»

LUCAS 22,58
Momentos después otro exclamó al verlo: «Tú también eres uno de ellos.» Pero Pedro respondió: «No, hombre, no lo soy.»

JUAN 18,25
Simón Pedro estaba calentándose al fuego en el patio, y le dijeron: «Seguramente tú también eres uno de sus discípulos.» El lo negó diciendo: «No lo soy.»

TERCERA NEGACION DE PEDRO: EL CANTO DEL GALLO

MATEO 26,73-75
[73].Un poco después se acercaron los que estaban allí y dijeron a Pedro: «Sin duda que eres uno de los galileos: se nota por tu modo de hablar.» [74].Entonces Pedro empezó a proferir maldiciones y a afirmar con juramento que no conocía a aquel hombre. Y en aquel mismo momento cantó un gallo. [75].Entonces Pedro se acordó de las palabras que Jesús le había dicho: «Antes de que cante el gallo me negarás tres veces». Y saliendo fuera, lloró amargamente.

MARCOS 14,70-72
[70].Y Pedro lo volvió a negar. Después de un rato, los que estaban allí dijeron de nuevo a Pedro: «Es evidente que eres uno de ellos, pues eres galileo.» [71].Entonces se puso a maldecir y a jurar: «Yo no conozco a ese hombre de quien ustedes hablan.» [72].En ese momento se escuchó el segundo canto del gallo. Pedro recordó lo que Jesús le había dicho: «Antes de que el gallo cante dos veces, tú me habrás negado tres», y se puso a llorar.

LUCAS 22,59-60
[59].Como una hora más tarde, otro afirmaba: «Seguramente éste estaba con él, pues además es galileo.» [60].De nuevo Pedro lo negó diciendo: «Amigo, no sé de qué hablas.»

Todavía estaba hablando cuando un gallo cantó.

JUAN 18,26-27
[26].Entonces uno de los servidores del sumo sacerdote, pariente del hombre al que Pedro le había cortado la oreja, le dijo: «¿No te vi yo con él en el huerto?» [27].De nuevo Pedro lo negó y al instante cantó un gallo.

MIRADA DE CRISTO A PEDRO

LUCAS 22,61-62
[61].El Señor se volvió y fijó la mirada en Pedro. Y Pedro se acordó de la palabra del Señor, que le había dicho: «Antes de que cante hoy el gallo, me habrás negado tres veces.» [62].Y, saliendo afuera, lloró amargamente.

VEJAMENES A JESUS

MATEO 26,67-68
[67].Luego comenzaron a escupirle en la cara y a darle bofetadas, mientras otros lo golpeaban [68].diciéndole: «Mesías, ¡adivina quién te pegó!»

MARCOS 14,65
Después algunos empezaron a escupirle. Le cubrieron la cara y le golpeaban antes de preguntarle: «¡Hazte el profeta!» Y los policías del Templo lo abofeteaban.

LUCAS 22,63-65
[63].Los hombres que custodiaban a Jesús empezaron a burlarse de él y a darle golpes. [64].Le cubrieron la cara, y después le preguntaban: «Adivina quién te pegó.» [65].Y proferían toda clase de insultos contra él.

VIERNES SANTO

RATIFICACIÓN DEL SINEDRIN

MATEO 26,66; 27,1
Qué deciden ustedes?» Ellos contestaron: «¡Merece la muerte!»

Al amanecer, todos los jefes de los sacerdotes y las autoridades judías celebraron una reunión para decidir la manera de hacer morir a Jesús.

MARCOS 14,63-64
[63].El Sumo Sacerdote rasgó sus vestiduras horrorizado y dijo: «¿Para qué queremos ya testigos? [64].Ustedes acaban de oír sus palabras blasfemas. ¿Qué les parece?» Y estuvieron de acuerdo en que merecía la pena de muerte.

LUCAS 22,66-71
[66].Cuando amaneció, se reunieron los jefes de los judíos, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la Ley, y mandaron traer a Jesús ante su Consejo. [67].Le interrogaron: «¿Eres tú el Cristo? Respóndenos». Jesús respondió: «Si se lo digo, ustedes no me creerán, [68].y si les hago alguna pregunta, ustedes no me contestarán. [69].Desde ahora, sin embargo, el Hijo del Hombre estará sentado a la derecha del Dios Poderoso.» [70].Todos dijeron: «Entonces, ¿tú eres el Hijo de Dios?» Jesús contestó: «Dicen bien, yo soy.» [71].Ellos dijeron: «¿Para qué buscar otro testimonio? Nosotros mismos lo hemos oído de su boca.»

REMISION A PILATO

MATEO 27,2
Luego lo ataron y lo llevaron para entregárselo a Pilato, el gobernador.

MARCOS 15,1
Muy temprano, los jefes de los sacerdotes, los ancianos y los maestros de la Ley (es decir, todo el Consejo o Sanedrín) celebraron consejo. Después de atar a Jesús con cadenas, lo llevaron y lo entregaron a Pilato.

LUCAS 23,1
El Consejo en pleno se levantó y llevaron a Jesús ante Pilato

JUAN 18,28
Llevaron a Jesús de la casa de Caifás al tribunal del gobernador romano. Los judíos no entraron para no quedar impuros, pues ese era un lugar pagano, y querían participar en la comida de la Pascua.

FIN DEL TRAIDOR

MATEO 27,3-10
[3].Cuando Judas, el traidor, supo que Jesús había sido condenado, se llenó de remordimientos y devolvió las treinta monedas de plata a los jefes de los sacerdotes y a los jefes judíos. [4].Les dijo: «He pecado: he entregado a la muerte a un inocente.» Ellos le contestaron: «¿Qué nos importa eso a nosotros? Es asunto tuyo.» [5].Entonces él, arrojando las monedas en el Templo, se marchó y fue a ahorcarse. [6].Los jefes de los sacerdotes recogieron las monedas, pero dijeron: «No se puede echar este dinero en el tesoro del Templo, porque es precio de sangre.» [7].Entonces se pusieron de acuerdo para comprar con aquel dinero el Campo del Alfarero y lo destinaron para cementerio de extranjeros. [8].Por eso ese lugar es llamado Campo de Sangre hasta el día de hoy. [9].Así se cumplió lo que había dicho el profeta Jeremías: Tomaron las treinta monedas de plata, que fue el precio en que lo tasaron los hijos de Israel, [10].y las dieron por el Campo del Alfarero, tal como el Señor me lo ordenó.


ACUSACIÓN ANTE PILATO

LUCAS 23,2
Allí empezaron con sus acusaciones: «Hemos comprobado que este hombre es un agitador. Se opone a que se paguen los impuestos al César y pretende ser el rey enviado por Dios.»

JUAN 18,29-32
[29].Entonces Pilato salió fuera, donde estaban ellos, y les dijo: «¿De qué acusan a este hombre?» [30].Le contestaron: «Si éste no fuera un malhechor, no lo habríamos traído ante ti.» [31].Pilato les dijo: «Tómenlo y júzguenlo según su ley.» Los judíos contestaron: «Nosotros no tenemos la facultad para aplicar la pena de muerte.» [32].Con esto se iba a cumplir la palabra de Jesús dando a entender qué tipo de muerte iba a sufrir.

PRIMERA INTERROGATORIA DE PILATO

MATEO 27,11
Jesús compareció ante el gobernador, y éste comenzó a interrogarlo. Le preguntó: «¿Eres tú el rey de los judíos?» Jesús contestó: «Tú eres el que lo dice.»

MARCOS 15,2
Pilato le preguntó: «¿Eres tú el rey de los judíos?» Jesús respondió: «Así es, como tú lo dices.»

LUCAS 23,3
Entonces Pilato lo interrogó en estos términos: «¿Eres tú el rey de los judíos?» Jesús le contestó: «Tú eres el que lo dice.»

JUAN 18,33-37
[33].Pilato volvió a entrar en el palacio, llamó a Jesús y le preguntó: «¿Eres tú el Rey de los judíos?» [34].Jesús le contestó: «¿Viene de ti esta pregunta o repites lo que te han dicho otros de mí?» [35].Pilato respondió: «¿Acaso soy yo judío? Tu pueblo y los jefes de los sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?» [36].Jesús contestó: «Mi realeza no procede de este mundo. Si fuera rey como los de este mundo, mis guardias habrían luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reinado no es de acá.» [37].Pilato le preguntó: «Entonces, ¿tú eres rey?» Jesús respondió: «Tú lo has dicho: yo soy Rey. Yo doy testimonio de la verdad, y para esto he nacido y he venido al mundo. Todo el que está del lado de la verdad escucha mi voz.

PILATO PERPLEJO

MATEO 27,12-14
[12].Los jefes de los sacerdotes y las autoridades judías lo acusaban, pero Jesús no contestó nada. [13].Pilato le dijo: «¿No oyes todos los cargos que presentan contra ti?» [14].Pero Jesús no dijo ni una palabra, de modo que el gobernador se sorprendió mucho.

MARCOS 15,3-5
[3].Como los jefes de los sacerdotes acusaban a Jesús de muchas cosas, [4].Pilato volvió a preguntarle: «¿No contestas nada? ¡Mira de cuántas cosas te acusan!» [5].Pero Jesús ya no le respondió, de manera que Pilato no sabía qué pensar.

LUCAS 23,4-5
[4].Pilato se dirigió a los jefes de los sacerdotes y a la multitud. Les dijo: «Yo no encuentro delito alguno en este hombre.» [5].Pero ellos insistieron: «Está enseñando por todo el país de los judíos y sublevando al pueblo. Comenzó en Galilea y ha llegado hasta aquí.»

JUAN 18,38
Pilato dijo: «¿Y qué es la verdad?» Dicho esto, salió de nuevo donde estaban los judíos y les dijo: «Yo no encuentro ningún motivo para condenar a este hombre.

JESUS ANTE HERODES ANTIPAS

LUCAS 23,6-12
[6].Al oír esto, Pilato preguntó si aquel hombre era galileo. [7].Cuando supo que Jesús pertenecía a la jurisdicción de Herodes, se lo envió, pues Herodes se hallaba también en Jerusalén por aquellos días. [8].Al ver a Jesús, Herodes se alegró mucho. Hacía tiempo que deseaba verlo por las cosas que oía de él, y esperaba que Jesús hiciera algún milagro en su presencia. [9].Le hizo,pues, un montón de preguntas. Pero Jesús no contestó nada, [10].mientras los jefes de los sacerdotes y los maestros de la Ley permanecían frente a él y reiteraban sus acusaciones. [11].Herodes con su guardia lo trató con desprecio; para burlarse de él lo cubrió con un manto espléndido y lo devolvió a Pilato. [12].Y ese mismo día Herodes y Pilato, que eran enemigos, se hicieron amigos.

PILATO TESTITICA LA INOCENCIA DE CRISTO

LUCAS 23,13-16
[13].Pilato convocó a los jefes de los sacerdotes, a los jefes de los judíos y al pueblo [14].y les dijo: «Ustedes han traído ante mí a este hombre acusándolo de sublevar al pueblo. Pero después de interrogarlo en presencia de ustedes, no he podido comprobar ninguno de los cargos que le hacen. [15].Y tampoco Herodes, pues me lo devolvió. Es evidente que este hombre no ha hecho nada que merezca la muerte. [16].Así que después de castigarlo lo dejaré en libertad.»

OPCIÓN ENTRE CRISTO Y BARRABÁS

MATEO 27,15-18
[15].Con ocasión de la Pascua, el gobernador tenía la costumbre de dejar en libertad a un condenado, a elección de la gente. [16].De hecho el pueblo tenía entonces un detenido famoso, llamado Barrabás. [17].Cuando se juntó toda la gente, Pilato les dijo: «¿A quién quieren que deje libre, a Barrabás o a Jesús, llamado el Cristo?» [18].Porque sabía que le habían entregado a Jesús por envidia.

MARCOS 15,6-10
[6].Cada año, con ocasión de la Pascua, Pilato solía dejar en libertad a un preso, a elección del pueblo. [7].Había uno, llamado Barrabás, que había sido encarcelado con otros revoltosos por haber cometido un asesinato en un motín. [8].Cuando el pueblo subió y empezó a pedir la gracia como de costumbre, [9].Pilato les preguntó: «¿Quieren que ponga en libertad al rey de los judíos?» [10].Pues Pilato veía que los jefes de los sacerdotes le entregaban a Jesús por una cuestión de rivalidad.

LUCAS 23,17
Y debía soltarle uno cada fiesta

JUAN 18,39
Pero aquí es costumbre que en la Pascua yo les devuelva a un prisionero: ¿quieren ustedes que ponga en libertad al Rey de los Judíos?»

AVISO DE LA MUJER DE PILATO

MATEO 27,19
Mientras Pilato estaba en el tribunal, su mujer le mandó a decir: «No te metas con ese hombre porque es un santo, y anoche tuve un sueño horrible por causa de él.»

LIBERACIÓN DE BARRABÁS

MATEO 27,20-26ª
[20].Mientras tanto, los jefes de los sacerdotes y los jefes de los judíos persuadieron al gentío a que pidieran la libertad de Barrabás y la muerte de Jesús. [21].Cuando el gobernador volvió a preguntarles: «¿A cuál de los dos quieren que les suelte?», ellos contestaron: «A Barrabás.» [22].Pilato les dijo: «¿Y qué hago con Jesús, llamado el Cristo?» Todos contestaron: «¡Crucifícalo!» [23].Pilato insistió: «¿Qué ha hecho de malo?» Pero ellos gritaban cada vez con más fuerza: «¡Que sea crucificado!» [24].Al darse cuenta Pilato de que no conseguía nada, sino que más bien aumentaba el alboroto, pidió agua y se lavó las manos delante del pueblo. Y les dijo: «Ustedes responderán por su sangre, yo no tengo la culpa.» [25].Y todo el pueblo contestó: «¡Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos!» [26].Entonces Pilato les soltó a Barrabás.

MARCOS 15,11-14
[11].Pero los sumos sacerdotes incitaron a la gente a que pidiera la libertad de Barrabás. [12].Pilato les dijo: «¿Qué voy a hacer con el que ustedes llaman rey de los judíos?» [13].La gente gritó:«¡Crucifícalo!» [14].Pilato les preguntó: «Pero ¿qué mal ha hecho?» Y gritaron con más fuerza: «¡Crucifícalo!»

LUCAS 23,18-25
[18].Pero todos ellos se pusieron a gritar: «¡Elimina a éste y devuélvenos a Barrabás! [19].Este Barrabás había sido encarcelado por algunos disturbios y un asesinato en la ciudad. [20].Pilato, que quería librar a Jesús, les dirigió de nuevo la palabra, [21].pero seguían gritando: «¡Crucifícalo, crucifícalo!» [22].Por tercera vez les dijo: «Pero, ¿qué mal ha hecho este hombre? Yo no he encontrado nada que merezca la muerte; por eso, después de azotarlo, lo dejaré en libertad.» [23].Pero ellos insistían a grandes voces pidiendo que fuera crucificado, y el griterío iba en aumento.

JUAN 18,40
Ellos empezaron a gritar: «¡A ése no! Suelta a Barrabás.» Barrabás era un bandido.


LA FLAGELACIÓN

MATEO 27,26b
Mandó azotar a Jesús y lo entregó a los que debían crucificarlo.

MARCOS 15,15
Pilato quiso dar satisfacción al pueblo: dejó, pues, en libertad a Barrabás y sentenció a muerte a Jesús. Lo hizo azotar, y después lo entregó para que fuera crucificado.

JUAN 19,1
Entonces Pilato tomó a Jesús y ordenó que fuera azotado.


CORONACIÓN DE ESPINA

MATEO 27,27-30
[27].Los soldados romanos llevaron a Jesús al patio del palacio y reunieron a toda la tropa en torno a él. [28].Le quitaron sus vestidos y le pusieron una capa de soldado de color rojo. [29].Después le colocaron en la cabeza una corona que habían trenzado con espinos y en la mano derecha le pusieron una caña. Doblaban la rodilla ante Jesús y se burlaban de él, diciendo: «¡Viva el rey de los judíos!» [30].Le escupían en la cara, y con la caña le golpeaban en la cabeza.

MARCOS 15,16-20ª)
[16].Los soldados lo llevaron al pretorio, que es el patio interior, y llamaron a todos sus compañeros. [17].Lo vistieron con una capa roja y le colocaron en la cabeza una corona que trenzaron con espinas. [18].Después comenzaron a saludarlo: «¡Viva el rey de los judíos!» [19].Y le golpeaban en la cabeza con una caña, le escupían y se arrodillaban ante él para rendirle homenaje. [20].Después de haberse burlado de él, le sacaron la capa roja y le pusieron de nuevo sus ropas.

JUAN 19,2-3
[2].Los soldados hicieron una corona con espinas y se la pusieron en la cabeza, le echaron sobre los hombros una capa de color rojo púrpura [3].y, acercándose a él, le decían: «¡Viva el rey de los judíos!» Y le golpeaban en la cara.


ECCE HOMO

JUAN 19,4-7
[4].Pilato volvió a salir y les dijo: «Miren, se lo traigo de nuevo fuera; sepan que no encuentro ningún delito en él.» [5].Entonces salió Jesús fuera llevando la corona de espins y el manto rojo. Pilato les dijo: «Aquí está el hombre.» [6].Al verlo, los jefes de los sacerdotes y los guardias del Templo comenzaron a gritar: «¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!» Pilato contestó: «Tómenlo ustedes y crucifíquenlo, pues yo no encuentro motivo para condenarlo.» [7].Los judíos contestaron: «Nosotros tenemos una Ley, y según esa Ley debe morir, pues se ha proclamado Hijo de Dios.»


SEGUNDO INTERREGATORIO DE PILATO

JUAN 19,8-11
[8].Cuando Pilato escuchó esto, tuvo más miedo. [9].Volvió a entrar en el palacio y preguntó a Jesús: «¿De dónde eres tú?» Pero Jesús no le contestó palabra. [10].Entonces Pilato le dijo: «¿No me quieres hablar a mí? ¿No sabes que tengo poder tanto para dejarte libre como para crucificarte?» [11].Jesús respondió: «No tendrías ningún poder sobre mí si no lo hubieras recibido de lo alto. Por esta razón, el que me ha entregado a ti tiene mayor pecado que tú.»


JESUS RECHAZADO POR EL PUEBLO

MATEO 27,24
[24].Al darse cuenta Pilato de que no conseguía nada, sino que más bien aumentaba el alboroto, pidió agua y se lavó las manos delante del pueblo. Y les dijo: «Ustedes responderán por su sangre, yo no tengo la culpa.» [25].Y todo el pueblo contestó: «¡Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos!»

JUAN 19,12-15
[12].Pilato todavía buscaba la manera de dejarlo en libertad. Pero los judíos gritaban: «Si lo dejas en libertad, no eres amigo del César; el que se proclama rey se rebela contra el César.» [13].Al oír Pilato estas palabras, hizo salir a Jesús al lugar llamado el Enlosado, en hebreo Gábbata, y lo hizo sentar en la sede del tribunal. [14].Era el día de la Preparación de la Pascua, hacia el mediodía. Pilato dijo a los judíos: «Aquí tienen a su rey.» [15].Ellos gritaron: «¡Fuera! ¡Fuera! ¡Crucifícalo!» Pilato replicó: «¿He de crucificar a su Rey?» Los jefes de los sacerdotes contestaron: «No tenemos más rey que el César.»


EL CAMINO AL CALVARIO

MATEO 27,31-32
[31].Cuando terminaron de burlarse de él, le quitaron la capa de soldado, le pusieron de nuevo sus ropas y lo llevaron a crucificar. [32].Por el camino se encontraron con un hombre de Cirene, llamado Simón, y le obligaron a que cargara con la cruz de Jesús.

MARCOS 15,20b)-21
Los soldados sacaron a Jesús fuera para crucificarlo. [21].En ese momento, un tal Simón de Cirene, que es el padre de Alejandro y de Rufo, volvía del campo; los soldados le obligaron a que llevara la cruz de Jesús.

LUCAS 23,26
[26].Cuando lo llevaban, encontraron a un tal Simón de Cirene que volvía del campo, y le cargaron con la cruz para que la llevara detrás de Jesús.

JUAN 19,16-17
[16].Entonces Pilato les entregó a Jesús y para que fuera puesto en cruz. [17].Así fue como se llevaron a Jesús. Cargando con su propia cruz, salió de la ciudad hacia el lugar llamado Calvario (o de la Calavera), que en hebreo se dice Gólgota.


LAS MUJERES DE JERUSALEN
LUCAS 23,27-31
[27].Lo seguía muchísima gente, especialmente mujeres que se golpeaban el pecho y se lamentaban por él. [28].Jesús, volviéndose hacia ellas, les dijo: «Hijas de Jerusalén, no lloren por mí. Lloren más bien por ustedes mismas y por sus hijos. [29].Porque llegarán días en que se dirá: «Felices las mujeres que no tienen hijos. Felices las que no dieron a luz ni amamantaron.» [30].Entonces dirán: «¡Que caigan sobre nosotros los montes, y nos sepulten los cerros!» [31].Porque si así tratan al árbol verde, qué harán con el seco?»

CRUCIFIXION DE CRISTO

MATEO 27, 33-35ª)
[33].Cuando llegaron al lugar que se llama Gólgota (o Calvario), o sea, «calavera», [34].le dieron a beber vino mezclado con hiel. Jesús lo probó, pero no lo quiso beber. [35].Allí lo crucificaron.

MARCOS 15,22-25
[22].Lo llevaron al lugar llamado Gólgota, o Calvario, palabra que significa «calavera». [23].Después de ofrecerle vino mezclado con mirra, que él no quiso tomar, [24].lo crucificaron y se repartieron sus ropas, sorteándolas entre ellos. [25].Eran como las nueve de la mañana cuando lo crucificaron.

LUCAS 23,33ª
Al llegar al lugar llamado de la Calavera, lo crucificaron allí,

JUAN 19,18ª
Allí lo crucificaron

LA TARDE DEL VIERNES SANTO

CRUCIFIXIÓN DE LOS DOS LADRONES

MATEO 27,38
También crucificaron con él a dos ladrones, uno a su derecha y el otro a su izquierda.

MARCOS 15,27-28
[27].Crucificaron con él también a dos ladrones, uno a su derecha y otro a su izquierda. [28].Así se cumplió la Escritura que dice: Y fue contado entre los malhechores.

LUCAS 23,32; 33b)
[32].Junto con Jesús llevaban también a dos malhechores para ejecutarlos.[33b)]y con él a los malhechores, uno a su derecha y el otro a su izquierda.

JUAN 19,18b
y con él a otros dos, uno a cada lado y en el medio a Jesús.

TITULO DE LA CRUZ

MATEO 27,37
Encima de su cabeza habían puesto un letrero con el motivo de su condena, en el que se leía: «Este es Jesús, el rey de los judíos.»

MARCOS 15,26
Pusieron una inscripción con el motivo de su condena, que decía: «El rey de los judíos.»

LUCAS 23,38
Porque había sobre la cruz un letrero que decía: «Este es el rey de los judíos.»

JUAN 19,19-22
[19].Pilato mandó escribir un letrero y ponerlo sobre la cruz. Estaba escrito: «Jesús el Nazareno, Rey de los judíos.» [20].Muchos judíos leyeron este letrero, pues el lugar donde Jesús fue crucificado estaba muy cerca de la ciudad. Además, estaba escrito en hebreo, latín y griego. [21].Los jefes de los sacerdotes dijeron a Pilato: «No escribas: "Rey de los Judíos", sino: "Este ha dicho: Yo soy el rey de los judíos".» [22].Pilato contestó: «Lo que he escrito, escrito está.»

PRIMERA PALABRA DE JESUS

LUCAS, 23,34ª
Mientras tanto Jesús decía: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.»

REPARTO DE LAS VESTIDURAS

MATEO 27,35b-36

[35]. y después se repartieron entre ellos la ropa de Jesús, echándola a suertes. [36].Luego se sentaron a vigilarlo.

MARCOS 15,24b
y se repartieron sus ropas, sorteándolas entre ellos

LUCAS 23,34b
Después los soldados se repartieron sus ropas echándolas a suerte.

JUAN 19,23-24
[23].Después de clavar a Jesús en la cruz, los soldados tomaron sus vestidos y los dividieron en cuatro partes, una para cada uno de ellos. En cuanto a la túnica, tejida de una sola pieza de arriba abajo sin costura alguna, se dijeron: [24].«No la rompamos, echémosla más bien a suertes, a ver a quién le toca.» Así se cumplió la Escritura que dice: Se repartieron mi ropa y echaron a suertes mi túnica. Esto es lo que hicieron los soldados.


SEGUNDA PALABRA DE JESUS

LUCAS 23,39-43
[39].Uno de los malhechores que estaban crucificados con Jesús lo insultaba: «¿No eres tú el Mesías? ¡Sálvate a ti mismo y también a nosotros.» [40].Pero el otro lo reprendió diciendo: «¿No temes a Dios tú, que estás en el mismo suplicio? [41].Nosotros lo hemos merecido y pagamos por lo que hemos hecho, [42].pero éste no ha hecho nada malo.» Y añadió: «Jesús, acuérdate de mí cuando entres en tu Reino.» [43].Jesús le respondió: «En verdad te digo que hoy mismo estarás conmigo en el paraíso.»


AGONIA ULTRAJADA

MATEO 27,39-44
[39].Los que pasaban por allí lo insultaban; movían la cabeza [40].y decían: «¡Vaya! ¡Tú que destruyes el Templo y lo levantas de nuevo en tres días! Si eres el Hijo de Dios, líbrate del suplicio y baja de la cruz.» [41].Los jefes de los sacerdotes, los jefes de los judíos y los maestros de la Ley también se burlaban de él. Decían: [42].«¡Ha salvado a otros y no es capaz de salvarse a sí mismo! ¡Que baje de la cruz el Rey de Israel y creeremos en él! [43].Ha puesto su confianza en Dios. Si Dios lo ama, que lo salve, pues él mismo dijo: Soy hijo de Dios.» [44].Hasta los ladrones que habían sido crucificados con él lo insultaban.

MARCOS 15,29-32
[29].Los que pasaban lo insultaban; le decían, moviendo la cabeza: «Tú, que destruyes el Templo y lo levantas de nuevo en tres días, [30]. «sálvate a ti mismo y baja de la cruz. » [31].Igualmente los jefes de los sacerdotes y los maestros de la Ley se burlaban de él, y decían entre sí: «Si pudo salvar a otros, no se salvará a sí mismo. [32].Que ese Mesías, ese rey de Israel, baje ahora de la cruz: cuando lo veamos, creeremos.» Incluso lo insultaban los que estaban crucificados con él.

LUCAS 23,35-37
[35].La gente estaba allí mirando; los jefes, por su parte, se burlaban diciendo: «Si salvó a otros, que se salve a sí mismo, ya que es el Mesías de Dios, el Elegido.» [36].También los soldados se burlaban de él. Le ofrecieron vino agridulce [37].diciendo: «Si tú eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.»

TERCERA PALABRA DE JESUS

JUAN 19,25-27
[25].Cerca de la cruz de Jesús estaba su madre, con María, la hermana de su madre, esposa de Cleofás, y María de Magdala. [26].Jesús, al ver a la Madre y junto a ella al discípulo que más quería, dijo a la Madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» [27].Después dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquel momento el discípulo se la llevó a su casa.

CUARTA PALABRA DE JESÚS

MATEO 27,45-49
[45].Desde el mediodía hasta las tres de la tarde todo el país se cubrió de tinieblas. [46].A eso de las tres, Jesús gritó con fuerza: Elí, Elí, lamá sabactani, que quiere decir: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» [47].Al oírlo, algunos de los presentes decían: «Está llamando a Elías.» [48].Uno de ellos corrió, tomó una esponja, la empapó en vinagre y la puso en la punta de una caña para darle de beber. [49].Los otros le decían: «Déjalo, veamos si viene Elías a salvarlo.»

MARCOS 15, 33-35
[33].Llegado el mediodía, la oscuridad cubrió todo el país hasta las tres de la tarde, [34].y a esa hora Jesús gritó con voz potente: «Eloí, Eloí, lammá sabactani», que quiere decir: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» [35].Al oírlo, algunos de los que estaban allí dijeron: «Está llamando a Elías.»

QUINTA PALABRA DE JESÚS
MARCOS 15,36
Uno de ellos corrió a mojar una esponja en vinagre, la puso en la punta de una caña y le ofreció de beber, diciendo: «Veamos si viene Elías a bajarlo.»

JUAN 19,28-29
Después de esto, sabiendo Jesús que todo estaba cumplido, dijo: «Tengo sed», y con esto también se cumplió la Escritura. [29].Había allí un jarro lleno de vino agrio. Pusieron en una caña una esponja empapada en aquella bebida y la acercaron a sus labios.

SEXTA PALABRA DE JESÚS

JUAN 19,30ª
Jesús probó el vino y dijo: «Todo está cumplido

SEPTIMA PALABRA DE JESÚS

LUCAS 23,46ª
y Jesús gritó muy fuerte: «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu».

LA MUERTE DE CRISTO

MATEO 27,50
Pero nuevamente Jesús dio un fuerte grito y entregó su espíritu.

MARCOS 15,37
Pero Jesús, dando un fuerte grito, expiró.

LUCAS 23,46b
Y dichas estas palabras, expiró.

JUAN 19,30b
Después inclinó la cabeza y entregó el espíritu.


FENOMENOS Y TESTIMONIOS A LA MUERTE DE CRISTO

MATEO 27,51-54
[51].En ese mismo instante la cortina del Santuario se rasgó de arriba abajo, en dos partes. [52].La tierra tembló, las rocas se partieron, los sepulcros se abrieron y resucitaron varias personas santas que habían llegado ya al descanso. [53].Estas salieron de las sepulturas después de la resurrección de Jesús, fueron a la Ciudad Santa y se aparecieron a mucha gente. [54].El capitán y los soldados que custodiaban a Jesús, al ver el temblor y todo lo que estaba pasando, se llenaron de terror y decían: «Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios.»

MARCOS 15,38
[38].En seguida la cortina que cerraba el santuario del Templo se rasgó en dos, de arriba abajo. [39].Al mismo tiempo el capitán romano que estaba frente a Jesús, al ver cómo había expirado, dijo: «Verdaderamente este hombre era hijo de Dios.»

LUCAS 23,44-48
[44].Hacia el mediodía se ocultó el sol y todo el país quedó en tinieblas hasta las tres de la tarde. [45].En ese momento la cortina del Templo se rasgó por la mitad, [46].y Jesús gritó muy fuerte: «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu». Y dichas estas palabras, expiró.

[47].El capitán, al ver lo que había sucedido, reconoció la mano de Dios y dijo: «Realmente este hombre era un justo.» [48].Y toda la gente que se había reunido para ver este espectáculo, al ver lo ocurrido, comenzó a irse golpeándose el pecho.

LAS SANTAS MUJERES Y PARIENTES DE JESUS

MATEO 27,55-56
[55].También estaban allí, observándolo todo, algunas mujeres que desde Galilea habían seguido a Jesús para servirlo. [56].Entre ellas estaban María Magdalena, María, madre de Santiago y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo.

MARCOS 15,40-41
[40].Había unas mujeres que miraban de lejos, entre ellas María Magdalena, María, madre de Santiago el Menor y de José, y Salomé. [41].Cuando Jesús estaba en Galilea, ellas lo seguían y lo servían. Con ellas estaban también otras más que habían subido con Jesús a Jerusalén.

LUCAS 23,49
Estaban a distancia los conocidos de Jesús, especialmente las mujeres que lo habían acompañado desde Galilea, y todo esto lo presenciaron ellas.

EL CORAZON DE CRISTO ES TRASPASADO

JUAN 19,31-37
[31].Como era el día de la Preparación de la Pascua, los judíos no querían que los cuerpos quedaran en la cruz durante el sábado, pues aquel sábado era un día muy solemne. Pidieron a Pilato que hiciera quebrar las piernas a los crucificados y retiraran los cuerpos. [32].Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas de los dos que habían sido crucificados con Jesús. [33].Pero al llegar a Jesús vieron que ya estaba muerto, y no le quebraron las piernas, [34].sino que uno de los soldados le abrió el costado con la lanza, y al instante salió sangre y agua. [35].El que lo vio da testimonio. Su testimonio es verdadero, y Aquél sabe que dice la verdad. Y da este testimonio para que también ustedes crean. [36].Esto sucedió para que se cumpliera la Escritura que dice: No le quebrarán ni un solo hueso. [37].Y en otro texto dice: Contemplarán al que traspasaron.

JESUS ES BAJADO DE LA CRUZ Y SEPULTADO

MATEO 27,57-61
[57].Siendo ya tarde, llegó un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también se había hecho discípulo de Jesús. [58].Se presentó a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús, y el gobernador ordenó que se lo entregaran. [59].José tomó entonces el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia [60].y lo colocó en el sepulcro nuevo que se había hecho excavar en la roca. Después hizo rodar una gran pedra sobre la entrada del sepulcro y se fue. [61].Mientras tanto, María Magdalena y la otra María estaban allí, sentadas frente al sepulcro

MARCOS 15,42-47
[42].Había caído la tarde. Como era el día de la Preparación, es decir, la víspera del sábado, [43].intervino José de Arimatea. Ese miembro respetable del Consejo supremo era de los que esperaban el Reino de Dios, y fue directamente donde Pilato para pedirle el cuerpo de Jesús. [44].Pilato se extrañó de que Jesús hubiera muerto tan pronto y llamó al centurión para saber si realmente era así. [45].Después de escuchar al centurión, Pilato entregó a José el cuerpo de Jesús. [46].José lo bajó de la cruz y lo envolvió en una sábana que había comprado, lo colocó en un sepulcro excavado en la roca e hizo rodar una piedra grande contra la entrada de la tumba. [47].María Magdalena y María, la madre de José, estaban allí observando dónde lo depositaban.

LUCAS 23,50-55
[50].Intervino entonces un hombre bueno y justo llamado José, que era miembro del Consejo Supremo, [51].pero que no había estado de acuerdo con los planes ni actos de los otros. Era de Arimatea, una ciudad de Judea, y esperaba el Reino de Dios. [52].Se presentó, pues, ante Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. [53].Después de bajarlo de la cruz, lo envolvió en una sábana y lo depositó en un sepulcro nuevo cavado en la roca, donde nadie había sido enterrado aún.

JUAN 19,38-42
[38].Después de esto, José de Arimatea se presentó a Pilato. Era discípulo de Jesús, pero no lo decía por miedo a los judíos. Pidió a Pilato la autorización para retirar el cuerpo de Jesús y Pilato se la concedió. Fue y retiró el cuerpo. [39].También fue Nicodemo, el que había ido de noche a ver a Jesús, llevando unas cien libras de mirra perfumada y áloe. [40].Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en lienzos con los aromas, según la costumbre de enterrar de los judíos. [41].En el lugar donde había sido crucificado Jesús había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo donde nadie todavía había sido enterrado. [42].Como el sepulcro estaba muy cerca y debían respetar el Día de la Preparación de los judíos, enterraron allí a Jesús.

PREPARACIÓN DE LAS UNCIONES

MARCOS 16,1
[1].Pasado el sábado, María Magdalena, María, la madre de Santiago, y Salomé, compraron aromas para embalsamar el cuerpo.

LUCAS 23,56
[56]. Después que volvieron a sus casas, prepararon perfumes y mirra, y el sábado descansaron, según manda la Ley.

LA GUARDIA EN EL SEPULCRO

MATEO 27,62-66
[62].Al día siguiente (el día después de la Preparación de la Pascua), los jefes de los sacerdotes y los fariseos se presentaron a Pilato [63].y le dijeron: «Señor, nos hemos acordado que ese mentiroso dijo cuando aún vivía: Después de tres días resucitaré. [64].Ordena, pues, que sea asegurado el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vayan sus discípulos, roben el cuerpo y digan al pueblo: Resucitó de entre los muertos. Este sería un engaño más perjudicial que el primero.» [65].Pilato les respondió: «Ahí tienen una guardia. Vayan ustedes y tomen todas las precauciones que crean convenientes.» [66].Ellos, pues, fueron al sepulcro y lo aseguraron. Sellaron la piedra que cerraba la entrada y pusieron guardia

Vistas: 200

Etiquetas: galo, molina

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos en la Fe para agregar comentarios!

Únete a Amigos en la Fe

© 2014   Creada por Nelson Medina.

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio