Amigos en la Fe

Lugar de encuentro FRAYNELSON.COM

Las Señales de Dios (Cuento del Padre Mamerto Menapace)

Las Señales de Dios

"Era un hombre bueno que trabajaba fuerte. Supongamos en una oficina toda la semana. Una cosa que le encantaba, responsable de su trabajo, era los fines de semana, cuando podía dedicarse a su hobbie, diría su berrinche, su berretín, su gusto, su deporte, que era la navegación a vela. Eso le encantaba.
Y justo se dió un fin de semana, viste, esos fines de semana lindos, que hay una fiesta patria en el medio y la corren al lunes. Te queda viernes a la tarde, todo el sábado, el domingo, el lunes.
Su mujer le avisa que tiene que ir a un casamiento a otra ciudad con sus chicos.El marido le dice: "Ay, me viene tan bien. Yo ese fin de semana me largo a navegar".
"Perfecto, querido, anda a navegar", le dice la señora.
Para mejor hacía mucho calor, era un día mas bien quieto. Tenia un velerito personal, preparó un bidón como de 20 litros de agua, como para día y medio. Una de esas conservadoras con lo necesario adentro y un poquito, antes del mediodía del sábado, se larga con el velerito mar adentro. Dejó los datos en la Prefectura, ahí en la costa, y se largo con el velerito.
Un viento tenue, un día medio bochornoso, pero viento de tierra adentro. Se recostó contra el mástil, alargó la vela, y de repente, entre tanto cabeceo del agua que va y que viene, se quedó dormido. Profundamente dormido como expediente de jubilación docente.
Se despertó como a las 5 de la tarde, porque estaba muy cansado y con horror vió que el cielo se había oscurecido y se venia una tormenta y, para mejor, no tenia ni motor, ni radio, ni nada. Saca la brújula, controla, ve que la tormenta viene de tierra adentro y que era inútil la vela porque lo iba a llevar mas mar adentro.
El hombre, sabio, desenrosco la vela enseguida, la ató bien al fondo del mástil para sentarse encima, se agarró del mástil y arrimó un poco el bidón de agua pensando: "Bueno, esperemos. Esperemos que la tormenta no dure mucho", y se agarró fuerte.
Al primer golpe, empezó la sacudida. De acá para allá, de allá para acá, y estaba el pobre, ahí, de un lado para el otro, como pirata en Bolivia porque no sabía para que lado quedaba el horizonte. La tormenta duró toda la tarde, toda la noche, todo el domingo hasta la madrugada del lunes. El hombre se perdió totalmente. A la madrugada del lunes, sintió de repente que su velero había dado contra unas piedras. Vaya a saber en que costa solitaria se estrelló, se destrozó totalmente el velero pero él quedó agarrado al mástil donde estuvo un día y medio. Las olas lo tiraron a la costa. Llegó a la costa cansadísimo, muerto de cansancio, de sed, de hambre. Caminó, cruzó el médano, lo paso al otro lado, y se dijo "Dios quiera que ya que me has salvado la vida, ahora me sigas protegiendo y que pronto algún barco me encuentre".

Mientras tanto, puso el mástil sobre unas piedras, sobre unos troncos, extendió la vela, agarro unas piedras y las puso como para que la vela quedara hecha un techito. Cortó ramas verdes, las puso arriba, y se dió cuenta que estaba todo totalmente mojado. Buscó la brújula pero no la encontró. Todo, todo lo había perdido. Lo único que logro salvar era un encendedor chiquito que tenia en el bolsillo. Lo dejó secar bien y se dijo: "Bueno, por lo menos voy a encender un fuego". Sopló y al final logro encender un fueguito. Se sacó los pantalones, los colgó. Se saco la camisa y dijo: "Bueno, mientras voy a buscar algo para comer -algún pescado en la playa, una cosa así- espero que todo esto se seque para que, a la tardecita, cuando venga este todo seco, porque vaya a saber cuantos días van a tardar en encontrarme, porque no tengo ninguna manera de que me encuentren rápido".

Salió a caminar. Encontró un pescadito por acá, otra cosa por allá. Total que el pobre, en un determinado momento le dijo a Dios: "Señor Dios, me pongo en tus manos, soy tu hijo. Me salvaste la vida, por algo será. Te pido por favor, protégeme, cuídame este poquito que tengo porque tengo que irme." Y se fue. De repente mira para atrás y vió el desastre. Un golpe de viento tiró los pantalones secos pero sobre el fuego, estaban ardiendo los pantalones, la camisa, el tronco, la vela, las ramas, todo, todo. Cuando llego corriendo después de un rato hasta el lugar encontró el braserío. Todo, todo se había quemado. Se arrodilló amargado y casi gritando dijo: "Señor Dios, vos sos mi Padre. Mirá lo que me venís a hacer. Lo único que había salvado: mi ropa, un lugar donde guarecerme, y todo, todo se quemó. Me puse en tus manos y mira la respuesta que me das. Señor Dios: si sos un Padre ¿así trata un padre a su hijo?... Por favor, Señor Dios, yo que tanto te había pedido...".

Se sentó sobre un tronco, puso la cabeza entre las rodillas, y ahí, agotado, se quedó dormido, profundamente dormido. Hacia dos noches y un día que no dormía. Tan dormido se quedó cuando, de repente, lo despierta una sirena. Medio dormido se dió cuenta que era la sirena de un barco y salió corriendo como para buscar la partera. Trepó el médano, corto una rama como para hacerle seña a la gente donde estaba pero, para su asombro, cuando subió al médano, vió que el barco estaba parado, ahí, delante de él, a unos 500 metros, y un bote con 4 personas venía para rescatarlo. Cuando llegan, le dicen: "Venimos a salvarte. Viste que te encontramos". "Y, ¿cómo sabían que yo estaba acá?", les dijo asombrado. "Por las señales de humo que nos hiciste ayer", le respondieron.

Lo que él había pensado que era el desastre, el olvido, el final, fue la señal que permitió que lo encontraran y lo salvaran. Cuantas veces lo que nosotros consideramos que es el final de todo, que es el desastre total, a lo mejor en el plan de Dios es el momento del verdadero encuentro. ¿No será así, quizás, también nuestra muerte?. Creemos que es el fin, el desastre total, el final y en realidad será el momento en que nos encontremos con el abrazo de Dios, definitivo, total, la vida completa.

Para pensarlo. ¿No?. Dios los bendiga: En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.

Vistas: 661

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

¡Buenisimo!
Gracias por compartir.
Muy lindo, Dios siempre esta en los momentos más duros, él es la fuerza y la verdad de nuestro caminar, hay q confiar en sus promesas y en pedirle misericordia por nuestros pecados,,,Dios nos ama mucho...

Que hermoso mensaje

RSS

© 2014   Creada por Nelson Medina.

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio